Al inicio de las vacaciones todo son planes y parece que falta tiempo para abordar lo que se ha ido pensando a lo largo del año, pero enseguida la rutina se apodera de tus hijos y día tras día los ves aburridos derritiéndose en el sofá: ya han jugado, se han paseado, se han bañado en la piscina y ahora se desparraman por cualquier rincón de la casa -o peor- se aferran a la videoconsola como si pasar el siguiente nivel fuera el objetivo primordial de sus vidas. ¿No crees que es un buen momento para compartir más tiempo con ellos?…

Qué mejor manera de acabar con el tedio que pasando un rato agradable con mamá y con papá y qué mejor forma de crear buenos recuerdos que haciendo juntos unas divertidas manualidades. En nuestra imprenta editorial somos amantes de los libros en todas sus formas y los pop up -esos libros mágicos que nos sorprenden con formas tridimensionales al abrirlos- no iban a ser menos. La buena noticia es que podéis crearlos en casa de manera muy sencilla y además de disfrutar de una buena actividad en familia, estarás cultivando en ellos el amor por la lectura desde las edades más tempranas.

Lo primero que necesitas es saber qué materiales vais a utilizar:

  • pegamento
  • papel resistente (cartulinas, papel grueso…)
  • elementos de dibujo al gusto (lápices, rotuladores, témperas, acuarelas…)
  • tijeras
  • lana
  • perforadora de papel
  • y lo más importante de todo: grandes dosis de imaginación

Pasos para crear el libro pop up

  1.  ¿Sabes ya lo que queréis contar? Puede ser un cuento clásico o si os apetece hacerlo más creativo, inventaros una historia entre todos, con personajes ficticios o… ¡Con vosotros mismos como protagonistas! Seguro que a los peques les encantará. Para ello, podéis combinar vuestras fotografías con dibujos… Quizás mamá sea una astronauta que viaja por el espacio y papá tenga cuerpo de dinosaurio ¿verdad que puede ser divertido? Una vez que tengáis vuestra historia trazada calculad cuántas páginas tendrá el libro, en función de ello doblaremos tantas cartulinas por la mitad como haga falta (tened en cuenta que serán las páginas).
  2. Lo siguiente es señalar el centro de cada cartulina doblada y marcarlo con la perforadora de papel.
  3. ¿Has perforado ya todas las cartulinas? Perfecto, a continuación cogemos el hilo de lana y lo pasamos por todos los agujeros, sacamos los dos extremos y hacemos un buen nudo.
  4. Lo siguiente es diseñar las tapas para nuestro libro: no hay nada cerrado al respecto, simplemente disfrutad y echadle imaginación (podéis cubrirlo con purpurina, goma eva, pegadle materiales que tengáis por casa como por ejemplo recortes de periódico o revistas viejas…)
  5. Llega el momento clave del proceso: vamos a hacer las páginas emergentes de nuestro libro. Cogemos un trozo pequeño de cartulina y doblamos la parte inferior horizontal, que será la parte que se pegará al libro. Lo doblamos por la mitad, dejando la primera doblez dentro y marcamos en esa primera doblez el pliegue en el centro para que se levante la hoja al abrir el libro.
  6. Tras este última fase más ‘técnica’ llega la hora de disfrutar rellenando nuestras cartulinas con figuras, paisajes fotos… Dejaremos un pequeño espacio para escribir el texto de nuestra historia. En este punto tendréis que tener en cuenta que cada página ‘pop up’ debe quedar centrada en el libro sin que sobresalga por ningún lado, asimismo, habrá que pegar cada elemento emergente con pegamento, siempre respetando la doblez central y haciendo un pequeño ángulo para que quede todo bien adherido.

¿Verdad que crear libros pop up no es tan difícil como parecía? Desde nuestra imprenta editorial confiamos en que hayas disfrutado con el artículo y esperamos que suponga una contribución para hacer tu verano y el de tu familia más rico y entretenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *