Tanto si eres un escritor novel a punto de publicar como si eres un diseñador editorial en ciernes, seguro que te interesa mucho el contenido de esta entrada de nuestro blog. Hoy hablamos de tipografía. ¿Qué tipografía debemos elegir? ¿Cuál es la más adecuada para un libro impreso? ¿Y para uno digital? En Palgraphic, imprenta editorial, te damos las claves.

Entre la gran cantidad de tipografías que existen, la elección parece complicada. Debemos atender a criterios como la visibilidad y la legibilidad según el tipo de soporte sobre el que vaya a contenerse nuestra obra editorial.

Existen diferentes familias de tipografías (egipcias, romanas, góticas, modernas, de transición, etc.). Esta clasificación se relaciona al mismo tiempo con la anatomía de la letra que, a su vez, se enmarca dentro de grandes grupos de tipografías:

  • Serif.- También denominadas serifa, comprenden aquellas tipografías que tienen remates, gracia o terminal, es decir, unas pequeñas líneas en las terminaciones de las letras.
  • Sans serif.- Denominadas también sin serifas, lineales, paloseco o palo seco, son las tipografías que carecen de remates en sus terminaciones.
  • Script.- Son las tipografías inspiradas o con apariencia de tipografía manuscrita, hecha a mano.
  • Graphic.- También llamadas decorativas o fantasía, son tipografías que no entran en los grupos de tipografías citados y que se crearon con un fin específico.
  • Monospace.- Son aquellas tipografías cuyos caracteres ocupan todos el mismo espacio.

En un libro impreso…

En cualquier tipo de libro, independientemente del formato o del soporte, la legibilidad es un factor determinante. La legibilidad es la mayor o menor facilidad que presenta un texto para ser leído y siempre ha detenerse presente a la hora de escoger una tipografía. Ello junto con el tipo de publicación y el público al que va dirigido.

Existen factores que afectan a la legibilidad de un texto. Además de las características propias de la tipografía, el tamaño o cuerpo de los caracteres, la luminosidad del blanco del papel, el ancho de las columnas, espaciado que hay entre los caracteres (interletraje), el espacio entre línea y línea (interlineado) o el color.

En textos impresos extensos, tales como libros, periódicos o revistas, las tipografías más utilizadas son las serif, ya que facilitan la lectura al crear visualmente una línea horizontal imaginaria, marcando la línea por la que se desplaza la vista durante la lectura. Las más habituales que podemos encontrar en los libros impresos son Baskerville, Bodoni, Caslon, Century Old Style, Fournier, Garamond, Sabon y la famosa Times New Roman, entre muchas otras.

En una página impresa, la resolución de impresión es más alta que en una pantalla de un dispositivo electrónico, por lo que los remates quedan perfectamente definidos. Al contrario, en las páginas web, por ejemplo, se opta preferentemente por el uso de tipografías sans serif, puesto que se aprecian mejor en pantalla.

Así la mayoría de los libros se diseñan con tipografías serif, al igual que publicaciones como pueden ser revistas y periódicos. En estos casos, se suele jugar más con las tipografías e, incluso, se suelen emplear diferentes fuentes para una misma publicación o página.

En el caso de las cubiertas de los libros, se puede utilizar cualquier tipo de tipografía además de la serif (sans serif, script, graphic o monospace), dado que los textos son más breves y escuetos.

En el caso de que el libro o publicación contenga cuadros o tablas u otros elementos textuales con textos cortos, como pueden ser títulos, también es habitual ver tipografías sans serif, script, graphic o monospace.

Pero… ¿y en el caso de libros para niños? Aquí, segñun la edad, la elección tipográfica varía, pero siempre tener muy en cuenta el tamaño y el color de las fuentes.

También debemos atender al cuerpo o tamaño de la letra a la hora de acudir a una imprenta editorial. No existe un estándar, sino que la elección depende del tamaño del libro, del ancho de las columnas o márgenes, así como de la tipografía, pues cada letra ocupa un espacio distinto en la línea.

Generalmente, el cuerpo de la letra suele oscilar entre un 11 y un 13 de tamaño, con un interlineado acorde al mismo. Asimismo, debemos tener en cuenta la cantidad de caracteres que entran en un renglón de texto. Lo recomendable, entre 50 y 70 caracteres por renglón, pues la vista debe realizar frecuentes saltos de línea para leer un libro; y en los renglones largos, el ojo debe realizar un recorrido demasiado extenso que termina cansando la lectura.

En un libro digital…

En los libros digitales, las tipografías más adecuadas son las sans serif, ya que se adaptan mejor a la resolución de las pantallas. Aunque puedan resultar monótonas en textos muy extensos, no lo son si las empleamos.

Algunos ejemplos de tipografías sans serif muy utilizadas en diseño editorial para libros digitales son Arial, Avenir, Century Gothic, Century Old Style, Frutiger, Gill Sans, Helvética, Lucida Sans, Myriad, Tahoma, Trebuchet, Univers y Verdana.

En un ebook, los tipos de letra que se verán serán aquellas fuentes que el fabricante haya incorporado al dispositivo. Entre todas ellas, el lector puede elegir la que más se ajuste a sus preferencias.

En el diseño editorial para soportes digitales no se suele atender al tamaño de las páginas ni al cuerpo de la letra, pues los dispositivos suelen permitir ajustar el tamaño. Y dado que el tamaño se puede cambiar, ancho de línea variará conforme a esa modificación, de modo que tampoco ha de tenerse en cuenta la recomendación de los 50-70 caracteres por línea que se aconseja en el diseño para imprenta editorial.

No obstante, en diseño editorial para dispositivos electrónicos, es muy importante la jerarquización de los niveles de texto, es decir, la relación entre los diferentes estilos de párrafos utilizados.

Por ejemplo, si para todos los párrafos de texto se utiliza la tipografía y un tamaño de fuente determinados, para los títulos de los capítulos se deberá utilizar un cuerpo más grande e, incluso, la negrita.

Asimismo, es esencial establecer diferencias entre los distintos rangos de textos para evitar que visualmente el texto resulte una masa uniforme que dificulta al lector organizar y asimilar de forma adecuada el contenido.

En Palgraphic, como expertos en imprenta editorial, aconsejamos atender a estas recomendaciones a la hora de diseñar un libro o publicación como pueda ser un periódico o revista. Y si deseas contar con la mejor calidad de impresión editorial, en solicitar presupuesto en nuestra imprenta editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *