Si tienes una empresa, grande, mediana o pequeña, seguro que estás de acuerdo con nosotros en lo importante que es que todo el equipo, sobre todo quienes realizan labores comerciales, tengan la mejor ‘tarjeta de presentación’.

La imagen de tus empleados es importante en el contacto con clientes y potenciales clientes. En una primera visita, la primera impresión, muchas veces, es la que vale. Visitas que suelen concluir entregando una tarjeta de visita, que, en muchas ocasiones, es la imagen que queda de nuestra empresa.

¿Y si al cabo del tiempo ese potencial cliente debe acudir a los servicios que presta tu empresa? Seguramente recurra a las tarjetas de visita que tiene de varios proveedores de ese ámbito. Y, probablemente, la primera llamada que realice la haga a una empresa de la que tiene referencias o buena imagen. ¿Y si la tarjeta de tu empresa no transmite esa buena imagen? Quizá, pierdas un potencial cliente.

¿Qué tener en cuenta a la hora de adquirir tarjetas de visita?

Por un lado, debemos cuidar el diseño. En este sentido, tengamos en cuenta que ‘defendernos con Photoshop’ puede dar al traste con el objetivo que perseguimos. Así, si dentro de nuestro equipo no contamos con alguien que maneje programas de diseño a nivel profesional, siempre es recomendable recurrir a una agencia o estudio de diseño gráfico.

A la hora de imprimir, debemos atender a qué calidad de tarjetas estamos buscando. La impresión offset utiliza tinta líquida, planchas metálicas y una gran maquinaria que logra transmitir la tinta al papel. Por su parte, la impresión digital emplea cargas eléctricas que hacen que el inkjet -tinta líquida diferente al offset- se deposite. En su caso, como contienen unidades foto receptoras no es necesaria la utilización de planchas metálicas.

La principal diferencia entre ambas radica en que la impresión offset puede reproducir una gran cantidad de copias en muy poco tiempo, mientras que la digital imprime directamente del ordenador a la máquina. Ambas ofrecen buenos resultados, pero la calidad de impresión es mayor con la impresión offset, que también ofrece ventajas si la tirada es grande.

El papel y el acabado también son factores a tener en cuenta. Respecto al papel, podemos distinguir entre:

– Offset: se trata de un papel poroso, que hace que el grosor de la tarjeta sea ligeramente superior al estándar, lo que hace más resistente la tarjeta.

Estucado o papel cuché: no tiene poros y es bastante blanco y suave. Además, los colores se aprecian mejor y es más consistente.

En cuanto al acabado, podemos elegir entre una amplia variedad: mate, satinado, seda, brillo uvi, plastificado y barnizado.

En Palgraphic somos especialistas en impresión offset para tarjetas de visita. Así, si buscas imprimir una tirada grande con la mejor calidad, no dudes en pedirnos presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *