Elegir el papel impreso parece una decisión sencilla, pero suele llevar a bastantes interpretaciones según los resultados y aspectos técnicos que quieras llevar a cabo en el papel impreso.  Si la elección del papel no es la adecuada, el proyecto gráfico puede perderse por completo. Por lo tanto, en el siguiente post vamos a centrarnos en el ‘papel’ en si mismo, y en sus diferentes aspectos técnicos.

La tonalidad

Como sabéis, el papel blanco permite un mayor nivel de contraste en las imágenes, y un tono crema es más habitual utilizarlo para leer textos, ya que es mucho más cómodo para la vista. Por eso la mayoría de las novelas están impresas en tono crema.

Realmente la tonalidad que nosotros captamos del papel, es en realidad un reflejo de la luz ambiente. Esto significa que las condiciones de iluminación van a ser muy importantes a la hora de percibir las diferentes tonalidades. Si la impresión va a estar al aire libre con luz de día, o en una sala con luces LED o fluorescente, se deberá tener en cuenta, ya que se nota una gran diferencia en el resultado final al cambiar la luz.

La opacidad

Aunque en un ordenador no se percibe ninguna perturbación, sabemos que según la opacidad, se puede apreciar como el texto se clarea por el otro lado, y ese efecto no lo queremos.

Por lo que es muy importante contar con un nivel de opacidad adecuado para obtener el resultado deseado. El nivel de opacidad óptimo está unido al gramaje – cuanto mayor sea el gramaje, mayor será la opacidad -Obviamente la densidad de tinta en las imágenes es igualmente importante en el resultado final.

El tacto

 ¿El tacto del papel es importante? Claramente sí. La sensación física del papel puede significar diferentes cosas para según que persona, puede ser grueso o fino, rugoso o suave, cálido o frío…

Un papel no estucado por ejemplo, al ser un material de fibra de madera, al tacto parece más cálido, en cambio el papel estucado tiene material de minerales y se percibe más frío.

Depende del resultado final que se persiga en impresión, así nos decantaremos por un tacto u otro. Por ejemplo, una superficie lisa se considera que tiene un toque más exclusivo o único, y una superficie rugosa tiene un tacto más natural. El espesor también nos puede dar una impresión diferente de solidez. Es decir, un papel con volumen, tiene un espesor mayor y parecerá más estable que un papel fino con poco volumen, si el espesor es menor o demasiado bajo la sensación será de un papel flexible y de calidad inferior.

Pero si nos pasamos de volumen, puede tener un tacto desagradable y puede hacer que no sea cómodo abrir un libro o folleto…

El reciclaje

 Por último queremos destacar la importancia del reciclaje y el medio ambiente, a la hora de elegir un tipo de papel u otro. Debemos conocer las certificaciones de papel y basarnos en esos aspectos también a la hora de elegir.

  • Certificación FS o PEFC – esta certificación garantiza que los bosques han sido gestionados de manera legal y responsable.
  • Syanen o etiqueta ecológica de la UE – este papel cumple con estrictos criterios medioambientales desde un aspecto del ciclo de la vida.
  • TLC y LCE – Esta certificación declara que no se ha bloqueado con gas de cloro. Los gases que son comunes en la producción de papel son los óxidos de oxígeno, ozono o peróxido de hidrógeno.
  • ISO 14001 y EMAS – estos son los sistemas de gestión ambiental (SGA) con el fin de gestionar las cuestiones ambientales.

Para finalizar, si buscas servicios de imprenta Offset en Madrid para algún proyecto corporativo o de empresa, en Palgraphic te ofrecemos el mejor servicio y a precios muy competitivos. ¡No dudes en contactar con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *