La resolución es el nivel de detalle en una imagen impresa. Cuanto más alta sea, mayor será el detalle y la nitidez de imagen. La resolución se puede medir en puntos por pulgada (DPI), cuantos más puntos se impriman por pulgada, mayor será la resolución de la imagen.

Cuando se trata de imprimir, la resolución es muy importante, ya que una imagen de alta calidad con una resolución adecuada se ve profesional, mientras que una imagen de baja resolución se ve imprecisa y velada.

Uno de los problemas que tienen las imprentas es que los clientes envían archivos digitales con una resolución excesivamente baja para la impresión. La resolución perfecta para todos los materiales de impresión es 300DPI, y la resolución máxima que maneja una máquina de impresión está en 354DPI. Cualquier cantidad por debajo de 300DPI puede dañar drásticamente la calidad de la imagen.

¿Cómo sabemos cuál es la resolución perfecta?

Para elegir la resolución correcta hay que averiguar en qué punto ya no se aprecian los píxeles de una imagen. Para dar solución a esto, hay que considerar otro punto clave: la distancia de visualización.

Parece algo obvio, ¿no? Esto pasa por ejemplo cuando nos acercamos a una pantalla de cine. Cuanto más cerca estás, más pixelada se encuentra la imagen. De ahí que la mejor zona para ver una película en el cine sean las últimas filas. Pues en la resolución de las imágenes digitales funciona igual.

Si estás haciendo un diseño de un folleto o flyer, entonces el DPI correcto sería de 300DPI, ya que es una imagen que cogerás con la mano y se verá a una distancia entre 30 y 40 centímetros aproximadamente, pero si estamos imprimiendo un póster la resolución mínima debería ser de 150 DPI, ya que se va a visualizar desde 2 metros o más. Eso sí, no se debe elegir una resolución por debajo de 150DPI, ya que este es el mínimo absoluto para la impresión offset, incluso para grandes piezas de cartelería.

Para concluir, dejar claro que la resolución no significa tamaño. El tamaño interviene en la resolución. Por tanto, acortar o disminuir la resolución a la mitad, significaría que debes doblar el alto y ancho de tu impresión para sostener o mantener la calidad. Por eso es tan relevante elegir la resolución adecuada para cada tamaño de impresión.

Si buscas servicios de imprenta Offset en Madrid para algún proyecto corporativo o de empresa, en Palgraphic te ofrecemos el mejor servicio y a precios muy competitivos. ¡No dudes en contactar con nosotros!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *