¿Qué tipo de troquelado utilizar para aportar un valor estético, profesional y personalizado a un material informativo en una imprenta offset? En este post te lo explicamos.

¿Estás pensando en darle un diseño único y original a tus materiales informativos? ¿Quieres distinguirte con piezas que vayan más allá de un mero soporte informativo para aportar un valor estético y acorde con tu marca? Si es así, un acabado troquelado puede ser una opción para ti. En Palgraphic Imprenta Madrid tenemos una amplia experiencia realizando este servicio en nuestra imprenta offset. Te explicamos las múltiples aplicaciones que tiene este acabado troquelado.

¿Qué es el troquelado?

Es una técnica que consiste en cortar, hender y perforar chapas de metal, láminas de plástico, cartón o papel.  El ejemplo más sencillo de un troquelado son las hojas perforadas que utilizan los escolares en sus cuadernos de anillas, pero existen infinidad de posibilidades. Calendarios, carpetas, abanicos, banderines y folletos o tarjetas corporativas de diseño son algunas de las opciones más habituales que trabajamos en una imprenta para empresas.

Tipos de troquelado

Troquelado convencional

Es un proceso mecánico que se realiza mediante un molde con flejes que reproduce el contorno del motivo que se quiere aplicar. Ejerciendo una fuerte presión sobre el material de impresión se consiguen los efectos deseados: cortes, hendiduras o que quede marcado de forma que luego sea sencillo ejecutar los pliegues a mano.

Troquelado digital

Supone la evolución de la técnica tradicional y no requiere de un troquel físico. Se digitaliza en un software especializado un gráfico vectorial con el motivo a recortar o troquelar en la pieza. Una herramienta se encarga de ejecutar el troquelado sobre una mesa de corte digital.

Aplicaciones del troquelado

Cortes: Se utilizan para resaltar una silueta de un trabajo o para mostrar su interior, como por ejemplo abriendo una ventana en un sobre o en la portada de un folleto informativo.

Hendiduras: “Marcan” el material para después poder realizar pliegues, ya sea en cajas de cartón, trípticos de papel o maquetas.

Perforaduras: Se realizan suaves cortes sobre la superficie del material para que después pueda terminar de cortarse a mano. Un ejemplo típico son las líneas de puntos de los cupones.

Medios cortes: Son cortes que no llegan a traspasar todo el papel y se utilizan habitualmente para pegatinas, que así pueden separarse fácilmente con la mano del soporte que no lleva pegamento.

¿Tienes dudas? ¡Contáctanos para conocer las posibilidades de troquelado que mejor se ajustan a tu producto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *