La invención de la imprenta supuso una verdadera revolución. ¡A nosotros nos ha marcado! Por ello, dedicamos el post de hoy a repasar sus orígenes y a compartir algunas curiosidades.

Muchos son los inventos que han marcado un antes y un después en la historia. Uno de ellos nos atañe mucho en Palgraphic. Y es que la invención de la imprenta moderna supuso, allá por mediados del siglo XV, una verdadera revolución.

Aunque ya con anterioridad, en China y en Europa, se contaba con sistemas de impresión, la creación de una imprenta basada en tipos móviles vino a reducir en mucho el tiempo de copiado y permitió aumentar las tiradas. El lugar de nacimiento de la imprenta fue Alemania, de la mano de Johannes Gutenberg.

Hasta ese momento, la difusión del conocimiento se realizaba ‘a mano’. Los clérigos transcribían de forma manuscrita los libros. ¡Imagina el tiempo que podía llevar terminar una copia! Esto limitaba mucho el acceso a la cultura.

Así, la imprenta de Gutenberg supuso una revolución cultural. Permitió el acceso a al conocimiento por parte de pueblo y tuvo una importante repercusión en los ámbitos religioso y político.

¿Cómo era la primera imprenta?

Los tipos con los que se imprimían las letras eran pequeñas piezas de metal con una letra o signo en relieve de forma invertida. Estos tipos se elaboraban con plomo, previamente fundido en un horno para, posteriormente, verterlo en unos moldes con letras y signos. Después, las piezas se pulían.

Para componer los textos, los tipos se introducían en unas cajas de madera formando columnas. Construido el texto, la composición se entintaba con aceite y hollín. Luego se colocaba sobre el papel para calcar el texto y se dejaba secar.

Algunas curiosidades sobre la historia de la imprenta

> La primera obra de envergadura impresa con tipos móviles fue la Biblia de 42 líneas (nombre dado por el hecho de que cada página contenía 42 líneas), impresa por Gutenberg. Constó de 1.000 páginas y se tiraron 186 ejemplares.

> Muchos pensaréis que Gutenberg se cubrió de gloria con el invento, pero en realidad, murió siendo pobre, por problemas con su socio.

> Muchas de las tipografías que hoy empleamos fueron creadas en aquella época y llevan el nombre de su autor.

> Recopilar las 36 obras de Shakespeare en un solo libro impreso de 400 páginas llevó dos años.

> La editorial más antigua del mundo es la Cambridge University Press, fundada en 1534 por el rey Enrique VIII.

> Siguiendo con la imprenta editorial, el libro de mayor tirada en su primera edición, con 12 millones de ejemplares, es “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”, de J.K. Rowling, publicado en 2007 y que se convirtió en el libro más vendido de la historia en el día de su lanzamiento, con la venta de más de ocho millones de copias en Estados Unidos y más de dos millones y medio en Reino Unido.

> Y sí, también en la historia de la imprenta, algunos errores han hecho historia. Porque… ¿sabías que El Increíble Hulk era originariamente gris? Al imprimir el primer número del cómic, ese gris salió verde. Y así se quedó, convirtiendo a La Masa en el primer superhéroe de ese color.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *